skip to Main Content

DF | El intenso debate en el mundo que ha generado el impuesto a la riqueza

El debate tributario en Chile y el mundo ha estado marcado en el último tiempo por un tópico en particular: las maneras de aplicar más impuestos a los contribuyentes de altos ingresos, los “súper ricos”, como los denominan algunos.

En Chile, dicha discusión se produjo durante el trámite de la reforma tributaria a fines del año pasado y promete revivir a partir de marzo, cuando se revisen las exenciones y los regímenes especiales de tributación.

Desde la oposición se buscaba aplicar tributos al patrimonio tanto inmobiliario como financiero de los grandes contribuyentes.

Sin embargo, Hacienda advirtió sobre la complejidad de trazar el destino y valor de los recursos financieros de este segmento, debido a la movilidad que los caracteriza. Por lo mismo, planteó una sobretasa de contribuciones a las propiedades más caras del país, la que fue aprobada por el Parlamento.

El Ejecutivo ha defendido la progresividad del nuevo sistema en el hecho de que, según sus cálculos, el 55% de los US$ 2.200 millones adicionales que recaudará el sistema una vez en régimen provendrá de los más ricos.

Un informe del centro de estudios norteamericano Tax Foundation recoge la experiencia de los impuestos a la riqueza y analiza la discusión que se ha generado en Estados Unidos, ad portas de la elección presidencial de noviembre.

El análisis enfatiza que la aplicación de un impuesto a la riqueza en Europa ha registrado “decepcionantes resultados” y muchos lo han eliminado o han liberado de pago algunos activos.

Por ejemplo, Francia, España y Suecia eximen a los bienes empresariales de la base imponible del impuesto patrimonial para evitar desalentar la inversión en activos productivos.

De hecho, el reporte da cuenta de que apenas seis países de la OCDE a 2019 incluían una tasa a la riqueza neta en su sistema tributario: Bélgica, Italia, Países Bajos, Noruega, España y Suiza. Y la realidad es bastante diversa.

Por ejemplo, en Italia el gravamen aplica solo a los activos que los italianos mantienen en el exterior; en Países Bajos, está integrado con el tributo a los ingresos personales; mientras que en Bélgica es una carga anual sobre las inversiones financieras que superen un determinado umbral. Las tasas en todos estos países oscilan entre 0,1% y 0,7%, mientras que la recaudación se ubicó por debajo del 1% del PIB en todos exceptuando Suiza, acorde al análisis de Tax Foundation.

La dupla Sanders y Warren

En Estados Unidos, los precandidatos demócratas a la Presidencia, los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders, han propuesto como ejes de sus programas económicos el aplicar un nuevo tributo a la riqueza extrema para reducir la desigualdad en el país y financiar mayores prestaciones sociales.

La primera apunta a un impuesto de 2% por año a la riqueza neta superior a US$ 50 millones, mientras que el gravamen aumentaría a 3% por año para el patrimonio superior a US$ 1.000 millones. Luego, propuso aumentar a 6% la parte alta del tributo, con el fin de costear la universalidad de Medicare.

Sanders, por su parte, plantea una tasa de 1% para las parejas casadas con una riqueza superior a los US$ 32 millones. Dicho nivel sube en los siguientes siete tramos para ubicarse en 8% para el patrimonio superior a US$ 10.000 millones.

Los cálculos de Tax Foundation estiman que la propuesta de Warren recaudaría US$ 2.200 millones y la de Sanders US$ 2.600 millones para el período 2020-2029. Eso sí, el think tank estima que el efecto macroeconómico implicará una reducción del crecimiento potencial de Estados Unidos de 0,37 puntos porcentuales en el primer escenario y de 0,43 puntos de Producto en el segundo.

Los cálculos asumen un impacto del nuevo gravamen en la inversión y la generación de riqueza en el mercado financiero.

“Considerando que el modelo asume una economía casi completamente abierta, con mercados de capitales internacionales altamente eficientes, el impuesto a la riqueza podría tener impactos dramáticos, como el duplicar el déficit comercial”, argumenta Tax Foundation.